Folios, supresiones y Great Smoky Mountains

15/07/2009

almeria04Relaciono hacer fotos de paisajes con mis trabajos como negro literario, definición brutal a la española que en lengua inglesa lo expresan con el eufemístico ghostwriter. Algunas editoriales de aquellos días buscaban muertos de hambre, como el que suscribe que en su primer trabajo le tocó los Parques Naturales; iluso pensó que sería sobre alguno que hubiera visitado. Mentira: El Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes, allá por las Apalaches. Yo sólo conocía mi entorno peninsular y otros europeos, donde llegabas con un dos caballos, mientras almeria06hubiera carretera.

Como Internet no se había inventado, sólo encontré información en las bibliotecas USA, en inglés, mi asignatura pendiente. Busqué ayuda, afilé el lápiz, puse tinta en la Montblanc, un buen regalo paterno y me puse manos a la obra. Tenía pocos días pero cada folio suponían unos míseros ingresos, que son oro para el que no tiene casi nada. Terminé el trabajo y esperé noticias de mi ama editorial, que todavía existe y de cuyo nombre si puedo acordarme.

Explico la ubicación de las montañas llenas de humo, su flora, fauna, clima y habitantes: los cheroquis cuyas referencias me censuraron casi en su totalidad. Mi manuscrito, trabajado con una vieja Olivetti que me regaló mi mujer, llegó a vuelta de correo, tachado en rojo sangrante y con unas aclaraciones impersonales sobre lo que tenía que rectificar.

Hacía el mil setecientos, los colonos obligaron a desplazarse a los cheroquis hasta Oklahoma, en el camino murieron muchos y, ahora sus descendientes enseñan su Reserva a los turistas, les venden tomahawks y sombreros de plumas, armas y adornos que ellos nunca usaron. La mortandad infantil y el índice de alcoholismo por aquellas fechas era elevado, además se enfrentaron con sus hermanos y los que resistieron se escondieron entre el humo de las montañas. Ha sido uno de los pueblos indígena más masacrado, debe haber menos individuos que en Parla.

lanzarot07El lápiz reprobatorio también se cebó con todo aquello que yo había nombrado sobre el afán de lucro de las compañías aserradoras, que talaron árboles centenarios para construir vaya usted a saber qué. También recuerdo el título de aquella revista dónde sólo escribí este artículo, Naturaleza Salvaje.

tnrife13

Anuncios

Cartas a un joven lo que sea (1)

06/07/2009

Mi querido señor Papus:

Ha pasado mucho tiempo desde que recibí su última carta, quizás el trabajo y demás menesteres se lo hayan impedido, en todo caso le agradezco se haya acordado de mí y con toda gentileza le comento su misiva.

Noto, que sin querer, usted comete varios errores en su visión sobre la Guerra Civil Española. No fue un Alzamiento Nacional, caidoscomo usted escribe, si no un auténtico Golpe de Estado conjurado por el General  Franco. Llama usted al Gobierno de la República un grupo de anarquistas que cometen atrocidades. Es justo decir, que ese gobierno fue elegido democráticamente, de ahí que se hable de Golpe de Estado. Debo recordarle, también, que los partidos ultraderechistas como la Falange actuaron en aquellos años como auténticos saboteadores para desestabilizar al régimen elegido gracias a El Frente Popular.

En cuanto a la posguerra, debe usted corregir su lenguaje. Fue una auténtica Dictadura, muchos vencidos que cruzaron Los Pirineos, sufrieron en los Campos de Concentración, no pudieron regresar a su país, otros fueron encarcelados, muchos condenados a muerte y llevados al paredón. Perdóneme, mi querido amigo Papus, pero estos represaliados de la Guerra Civil Española, no eran enemigos de España, como usted dice, eran y son españoles que pensaban de distinta forma que Franco y sus gobiernos.

Espero, amigo mío que haya tomado buena nota de los que le escribo, tenga en cuenta que los vencidos en nuestra Guerra Civil reclaman sus derechos y reconocimientos después de más de siete décadas de silencio.

Todos mis buenos deseos para usted, señor Papus.

Atentamente, El Cuervo.