Marcos Ana y mi cuaderno rojo.

07/02/2014

Marcos_Dedica_02Valga esta dedicatoria en mi libreta a todos mis compañeros yay@flautas, ya que sin ellos quizás el destino no me hubiera llevado a conocer al anciano poeta.

“… mi casa no tendrá llaves:

siempre abierta, como el mar,

el sol y el aire.”

Un hombre que literalmente te abre la puerta y te recibe con dos besos, que te ofrece su sofá, sus recuerdos y su charla; te pregunta, te habla y escucha. Donde no hay un no por respuesta y eso que: “yo no asimilo bien los homenajes”, aunque explica que éstos son para todos sus compañeros que sufrieron la persecución franquista o fueron asesinados en un paredón por defender una joven República.

Después de veintitrés años de cárcel, tres sentencias a muerte, torturas y sufrimiento. “No guardo resentimiento”, escribe. También nos preguntó a todos en su encierro cómo era un árbol.

“… contadme el canto de un río

cuando se cubre de pájaros,

habladme del mar,”

Te recita mirándote a los ojos y de su pupila parece que fluyen sus palabras en tu conciencia como un torrente de letras ordenadas que son: ”capaces de transmitir directamente una valor que apela al sentimiento”.

Habla de las personas, “lo importante es mantener la juventud de tus ideas. Ese es el arte.” De las mujeres que, “siguen estando desprotegidas, que cobran menos que los hombres, pero son fuertes y seguirán pelando.” Opina de sí mismo, “la vida dura pero noble de un revolucionario”, de sus ideas, “hay una diferencia entre ser comunista y el comunismo”; y lo hace con una autocrítica que le ennoblece, “el socialismo debería estar por encima de los líderes que lo desnaturalizan.” Sus palabras se hacen sabias cuando lees que, “es necesario lograr una unidad más profunda entre todas las fuerzas de izquierda: anarquistas, socialistas, progresistas y siempre teniendo presente a la juventud.”

Un hombre paciente que te escribe una dedicatoria con un bolígrafo solidario, que te la lee y te conmueve, que se levanta para anotar en su agenda nuestro compromiso; que te acompaña a la puerta y se preocupa por ti, “os enciendo la luz de la escalera” y “cuidado al bajar”. Te vuelve a dar dos besos o te abraza, levanta la mano en un adiós, “salud” nos dice.

“Mi casa y mi corazón

nunca cerrados: que pasen

los pájaros, los amigos,

el sol y el aire.”

Sabina_Marcos

Anuncios

Acatar la desobediencia

25/01/2014

May_Jun_11 (46)aJ

Mis padres me enseñaron a obedecer, frases como niño estudia o cómete esas verduras sin dejar nada en el plato, llegaron a ser cotidianas. Era obligatorio no llegar tarde a casa, abrigarte si hacía frío, no fumar en los portales o respetar a nuestros mayores. Evidentemente, con el tiempo te das cuenta de que todo era para convertirte en un hombre o en una mujer de bien, dejémoslo en hacerte persona. Pongo en la conciencia de todos, si se me permite, pensar que estos preceptos fueron necesarios y nos han convertido en los que somos, tanto si nos gustara la ensalada o tuviéramos que recuperar alguna asignatura por imperativo materno o  paterno; con el tiempo he comprendido lo positivo de aquellas normas.

Ahora que peinamos canas y que nos preocupa el futuro de nuestros hijos, tenemos que cumplir lo que dicen nuestros gobernantes, esos que dictan leyes para que cumplamos, nos gusten o no, disposiciones que destrozan todo el estado de nuestro bienestar, que desprecian impunemente los Derechos Sociales, menos el suyo que está asegurado y, por supuesto el de las clases poderosas. Me niego, por tanto a obedecer preceptos que fomenten la desigualdad de los ciudadanos, leyes destinadas a privatizar la Sanidad o la Educación, que bajen el poder adquisitivo de la población, que te desahucien, que te empobrezcan o te retrasen al siglo veinte. Leyes injustas aderezadas con corruptelas varias, disfrazadas de un liberalismo con piel de cordero que esconde una auténtica dictadura, ideológica y de los mercados.

No quiero que me quiten mi libertad de expresión, no deseo que mis familiares, amigos y vecinos sufran esta lacra, proclamo por tanto la legitimidad de desobedecer y rebelarme contra los mandatos injustos, por eso creo que merece la pena luchar, así que nos vemos en la calle.Yayos_Mad


La Navidad, un cuento.

04/01/2014

Navidad_un_cuento_02_F

Pensaba que el espíritu de Scrooge, el personaje dikensiano se había dado una vuelta por Instituto en cuanto notara que en un Centro público, se había puesto un belén. Por lo que contaron los que por allí estuvieron pensé que el alma de Scrooge poseyó a uno que pasara por el vestíbulo. El caso es que el niño ya no estaba en su cuna, la mula fue cambiada por el camello de un paje de los reyes magos, un cabritillo apareció colgado de la soga del pozo, quizás se suicidara viendo que su pastorcillo estaba tirado en la orilla del río boca abajo, justo al lado de un caganet que simula a Wert con la camiseta verde de la Enseñanza Pública y algún que otro desaguisado más, igual o de menor importancia. ¿Dónde está el niño? Pregunta alguien en la Sala de Profesores, menos mal que no lo oyó ninguna madre, no sabríamos que hubiera pensado. Aunque también estaban buscando a los responsables de semejante gamberrada, lo van a pagar caro, se sabe que han dicho los miembros del equipo directivo, aunque el resto de los profesores ya les advirtieron del riesgo de esta clase de manifestaciones religiosas dentro de un centro público. Claro que al mostrar camisetas verdes corres el riesgo de ser tachado de extremista. Y ahora, aquí se preguntan dónde está el niño que nació en Belén; vaya usted a saber, piensa una profesora que ha sido sancionada por exhibir la camiseta de la Escuela Pública en un examen de nivel, de esos que tan en serio se toman nuestros gobernantes y que les sirve para desprestigiar el trabajo de todos e iniciar así el camino hacia la privatización, perdón, quise decir externalización para no herir la sensibilidad de nuestros gestores. No hizo falta que la profesora se hiciera más la pregunta, los restos de la figurita del niño perdido los encontró ella cuando fue al servicio; estaban al fondo del mingitorio, decapitada. El lio ya estaba armado, pero quedaban pocas horas para las vacaciones, así que a ver quién mete la mano ahí para sacar el cuerpo del delito. Adiós, piensa la profe, agur, bye, carretera y manta para abrazar a la familia que te espera en el pueblo o en la capital, dónde recuerdas tus orígenesNavidad_un_cuento_01_F_thumb.jpg por unos días, ves a esos vecinos que envejecen contigo. Comes como una mala bestia, la televisión te recuerda lo mal que lo pasan algunas familias, en tu país en el mundo, es tiempo de solidaridad; te insisten tanto que parecen decirte, eh, pequeño burgués, que estamos en crisis, no te vayan a sentar mal tus pecados de gula, que no te siente mal esa patita de centollo antes de llevártela a la boca. El caso es que los responsables de este otro desaguisado van camino del Caribe, sin preocupaciones, ya se encargarán de leer lo que escriben sus asesores, de ejecutar recortes y llevar caviar de Beluga a su mesa. Luego el mensaje del rey, como si fuera el título de una película, esperando inútilmente que anuncie un proceso constituyente para iniciar una república, aunque sólo sea la independiente de tu casa. El milagro no se produce, pero eso sí, Raphael nos deleita de manera insistente con su tamborilero.

1 de Enero de 2014.


11 de septiembre de 1973

07/09/2013

Portada de TriunfoYa sabíamos por la televisión monopolista que un señor muy justo y comandante en jefe del ejército había salvado a la sociedad chinela de un malvado socialista, el Presidente Allende, mediante un golpe de estado. Pronto vimos la cara del militar con su bigotito franquista, sus gafas de sol y el rictus de hombre cruel, con los brazos cruzados después de haberse merendado a milesPinochet de compatriotas que no pensaban como él. Unos detalles menos sectarios encontré en el diario Informaciones, que era lo único decente que  podía leerse por aquellos años. Hasta que una semana después compre la revista Triunfo, en el quiosco de la esquina. Aún hoy me pregunto cómo la censura de Franco lo permitía.  La portada era negra con la palabra Chile en blanco que ocupaba casi todo el espacio. En aquellos artículos quedó claro que Pinochet pasaba a ser la cabeza visible de una férrea autarquía, ejecutor indirecto del Presidente Allende que defendió la democracia con casco y fusil, sabiendo que después del bombardeo del Palacio de La Moneda, lo iban a suicidar en nombre de no se sabe qué, por una conjura de necios encabezada por un militar infiel.

Allende

Este episodio marcó mi vida, mi pensamiento político y mi indignación llegó al extremo de involucrarme cada vez más en los movimientos clandestinos pero con cautela, tenía demasiado miedo a la policía social, eufemismo de hago contigo lo que quiero, o disparo al aire y te mato; terror a las torturas o a la claustrofobia de  los calabozos. Asistía a reuniones informativas donde se discutía sobre Mao, Marx, el Che, Trotski, Bakunin, las democracias escandinavas, Stalin o Enver Hoxha. En algunas de estas reuniones había exceso de proselitismo, pero salió un grupo independiente, con el gazpacho de las ideas filosóficas anteriores, que me ayudó mucho en mi formación política, sentido de la amistad, compañerismo y solidaridad. Luego, salíamos de la casa o del local, de uno en uno, mirando a derecha e izquierda y viendo enemigos y a los de la Brigada político-social por doquier. De nuevo en el Paraninfo, dejábamos la política y la cambiábamos por cerveza y risas.

Aquellos días no hacíamos más que escuchar a Quilapayún o a Victor Jara, los primeros se salvaron porque estaban de gira por Francia aquél fatídico día, conseguí verlos en directo años más tarde, recodando a su compañero. Pero el profesor y cantante, autor de Te Recuerdo Amanda, fue detenido junto a colegas y alumnos, llevado a un campo de futbol que lo militares usaban para cometer genocidio con sus propios ciudadanos. En el Estadio de Chile, fue torturado y asesinado, su cuerpo tenía quemaduras de cigarro, las manos con las que tocaba la guitarra, machacadas y cuarenta impactos de bala.

Valdes_Tejas_VerdesAl año siguiente de todo esto cayó en mis manos Tejas Verdes, descubierto en Visor Libros, una tienda de Arguelles dónde nos abastecíamos de libros casi prohibidos o a punto de ser retirados,  escrito por Hernán Valdés que, pasó la censura franquista inexplicablemente. Devoré sus páginas pero ahora sería incapaz hay que tener mucho estómago cuando una persona torturada relata su cautiverio y su martirio.

Siempre se revuelve esta historia en mi cabeza, ocho años más tarde vi una espléndida película, desaparecido-1982Desaparecido de Costantin Costa-Gavras, con un buen guion y una magnífica interpretación de Jack Lemmon que busca a su hijo, un periodista norteamericano, por todo Santiago de Chile. Pero las cosas no quedan ahí, pasaron diez y ocho años hasta la siguiente, que fue el arresto de Augusto Pinochet por el juez Baltasar Garzón por violaciones de los derechos humanos, pero estuvo en arresto domiciliario, en Londres, dos años con su silla de ruedas, regresó a Chile donde se le recibió con honores y milagrosamente se levantó de su trono andante, cual Lázaro resucitado de sus tenebrosas cenizas, aunque todavía tuvieron que pasar seis años hasta su muerte.

No se cómo están las leyes en Chile cuarenta años después del golpe, si han condenado el fascismo, la dictadura, si han desenterrado todos los cadáveres de desaparecidos y entregados a sus familias; pero si sé que aquí no se ha condenado la dictadura franquista y que todavía hay muchas cunetas y paredones con restos que esperan su auténtico reconocimiento y restitución.

ComparteFB_041


Profanación de tumbas (García 1)

19/06/2009

cement_01Mi nombre es García, sí ya sé que hay muchos, igual que mi segundo apellido que es nada menos que González; la faena se remata con mi nombre que es José. Soy comisario de policía y si algún escritor me elige como protagonista de sus novelas debería cambiarme el nombre. Brunetti, Dalgliesh, Wallander, esos si suenan bien, qué le vamos a hacer soy Pepe García y mi superior me ha enviado a investigar cement_11Aciertas profanaciones de tumbas que últimamente se han producido en algunos cementerios de la capital. Siempre me tocan estas historias y soy el hazmerreir de mis compañeros, ellos persiguen asesinos en serie, narcos, pederastas y demás, la emoción de los telediarios.

Detrás de estos escarnios en los camposantos suelen estar perturbados de esos que inexplicablemente han cruzado la línea, que los interrogas y tienen la mirada perdida, se ríen sin motivo, mueven nerviosamente las piernas y te das cuenta que sus dios lo ha abandonado para siempre. Pero este no era el caso, la cosa parecía más seria, de gente bien organizada, con sus reivindicaciones y todo. Por lo visto se trata de varios individuos, a los que ya tengo localizados, que pretenden llamar la atención sobre la injusticia, que según ellos, se está haciendo con los muertos de la Guerra Civil, con todas esas fosas comunes que nadie se atreve a desenterrar, la justicia pasa la pelota por distintos tejados, los políticos ya sabemos lo que quieren y mucha gente mira para otro lado.

cement_02AEste grupillo se ha dedicado a extraer cadáveres de dirigentes nacionalistas y de aquellos que lucharon en el bando franquista, por supuesto las tumbas menos vigiladas, llevarlos a un lugar desconocido y enterrarlos en una fosa común. Mediante un comunicado en Internet, difundido a través de un servidor ruso con sede en un país nórdico, no entiendo este tejemaneje, han declarado que no revelarán nada hasta que los jueces dicten resoluciones para que se exhumen todos los muertos de los perdedores de la guerra. Nunca había pensado que con los cadáveres se pudiera extorsionar a la justicia.

cement_09ALas organizaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica se han desmarcado del asunto, se han declarado en contra de este expolio y han afirmado que entre sus reivindicaciones no está la venganza.

Hace días seguí al grupo, su vestimenta era una mezcla de gótico y alternativo tipo plaza Tirso de Molina, llevaban un loro que escupía música de The Cure y de Joy División, hicieron una merendola en el San Isidro encima de una lápida abandonada a la hora del crepúsculo y sus caras avinagradas daban más miedo un el mar de cruces que se veía a lo lejos. Llevaba unas flores en la mano, me acerqué y me hice pasar por un viudo que recuerda y reza a su amada, así estuve un rato, miraba sus caras, fotografiaba con disimulo y oía sus conversaciones, esas eran mis órdenes.

Hace una hora me llama mi jefe, han ido a detenerlos para los interrogatorios de rutina y no han encontrado ninguno. Parece que han huido a algún país centroeuropeo. Que mañana me pase para nuevas instrucciones, como siempre. Si, amo.

cement_12A


La verdadera Historia de Luciano Vitrinas

03/06/2009

Hay mucha gente en el barrio que conoce a Luciano Vitrinas, un anciano que pasea parsimonioso por las calles, dicen que fue eskprate09pintor y que tuvo un accidente que le impidió coger los pinceles por eso va con su cámara de fotos colgada del cuello, una vieja Leica IIIf quizás de los años cincuenta. Solo fotografía a los escaparates pero nadie ha visto el resultado hasta ahora.

28_0031Sus vecinos también dicen que estuvo en la cárcel por no se sabe qué delito, pero lo cierto es que fue confundido con un asesino en serie que se parecía mucho a él, cuando se deshizo el entuerto se largó una temporada para recuperarse. Al regresar la gente le preguntaba por la calle y él se ponía a cantar en un perfecto inglés el tema Sphyco Killer de los Talking Heads. El caso es que se creó una leyenda negra entorno a su persona, fue tachado de exhibicionista, voyeur y no se sabe cuantas mentiras más; aunque nadie le había visto hacer una foto que no fuera a sus obsesivos escaparates. En su defensa deben saber que este hombre perdió a su familia en una accidente, a su mujer y a sus dos hijos y eso le hizo caer en desgracia. Su mente se trastornó pero conservaba una memoria prodigiosa, a pesar de que sus depresiones le llevaro25_0028Bn a enajenación discontinua de forma que a veces mantenía la cordura y un rato después merecía ser tratado su desorden.

Su persistente fijación por los escaparates no viene de esa leyenda de pintor, fue porque uno de su bloque le recordaba a Matisse al final de sus días. Luciano padecía de una isquemia crónica en sus extremidades inferiores, o sea que tenía mal la circulación y el médico le explico que se llamaba la eskprate02Benfermedad de los escaparates ya que el dolor que siente el paciente al andar, obliga a descansar cada cierto tiempo, lo que se conoce como una claudicación intermitente. De ahí que nuestro hombre desempolvara su Leica. El médico le había recomendado andar y que se parara al sentir el más mínimo dolor y pensó que esa era la mejor manera de sobrellevarlo.

Tampoco era verdad que Luciano fuera hijo de un famoso falangista caído en desgracia. Lo que pasó fue que se pintó una camiseta que tenía una enorme mancha de grasa que parecía el mapa de África, imposible de quitar, con dos rotuladores viejos que encontró por ahí cuyos colores eran rojo y negro; todo esto antes de que se legalizaran los sindicatos anarquistas. Cuando se lo recordaban él se ponía a cantar lo de las barricadas.

Lo que nadie sabe es que Luciano tuvo que irse a una residencia, vendió su buhardilla de la calle San Cosme y San Damián ,yo se la compré y allí me encontré los negativos.

In Memoriamautoeskprt2


Areas de El Cuervo

25/05/2009

En esta zona puedes encontrar cosas que me pasan o que le ocurren a otros.

Para empezar puedes leer la verdadera historia de Luciano Vitrina.